Sobre mí

Mi nombre no importa demasiado, pero debes saber que mi sueño siempre ha sido concursar en el Grand Prix y tener un pony rosa. Soy de A Coruña y me he ido a vivir a Madrid por si consigo encontrarme a Ramón García por la calle.
Desde que vivo allí me he encontrado a Sonia (la de Selena), al pianista de Parada, al Dioni de Camela (top 5 best moments of my life), a Paco Porras, a un panchito disfrazado de Pocoyó y una infinidad de celebridades... pero Ramón de momento no ha aparecido. No desisto en mi búsqueda.

Me gusta hablar de broma con tono serio. Cuando entiendes que nada de lo que digo es de verdad, me coges el punto y hasta te dan ganas de agregarme en el feisbuc.
Aun así, tengo sentimientos o algo así y creo que es necesaria la existencia de este blog versión 2.0, porque no se puede hablar en una entrada de que el amor es una mierda ilustrándolo con la foto de un mono meando y luego en otra decir que estoy triste. Es como lentejas con chocolate, no pega nada.

Dejando a un lado esto, soy una persona normal, que colecciona Game Boys antiguas; con cientos de libretas empezadas, y botes llenos de bolis que no pintan pero que recuerdan a algo; que una vez amó a las pipas Tijuana hasta la indigestión; de estas que van de finolis de la comedia pero se ríen hasta llorar cuando le dicen "caca" o ve el vídeo del mono que se mete el dedo en el culo, lo huele y se desmaya; adoraba el Starbucks hasta que descubrió el Mercadona; de las que quedan para hablar y sólo hablar; que bebe cerveza y vino blanco; que es tímida hasta el punto de querer meter la cabeza en la tierra cuando le hablan pero se quiere dedicar a los monólogos; que no capta las indirectas hasta que le hacen un dibujo; obsesionada con las faltas de ortografía; que puede tener más de 300 folios de diferentes colores y tonalidades; que puede escuchar Love of Lesbian como Raphael, pasando por Paloma San Basilio; que no da su amistad a cualquiera pero que cuando la da, es a tope; que no le gusta llevar las uñas mal pintadas; que cada vez que ve a un señor mayor adorable se tiene que contener para no abrazarlo; y que no suele terminar lo que empiez





Bienvenido, yo soy Carolina, un placer.

2 comentarios:

olaya! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Olaya dijo...

Creo que estoy del todo de acuerdo con esta descripción, aún así, maniática de las faltas de ortografía, he de decir que... "...desmaya; adoraba el Starbucks hasta que descubrió el Mercadona;..." algo falla. O "que adoraba..." o " hasta que descubrí"

Sabes que te quiero igual, chica rubia medio oleirense medio madrileña :)